Casi 1 mes pasó desde la pelea entre Gianpiero Gasperini, entrenador de la Atalanta, y Alejandro “El Papu” Gómez quien por ese entonces era una figura inédita e incluso capitán del conjunto de Bérgamo. Con más de 3 semanas pasadas desde el roce entre el líder del vestuario y el entrenador se está llevando a cabo la célebre frase que comenta “El club es más grande que cualquier jugador”.

En un principio, la pelea entre Gómez y Gasperini dejó como beneficiado al argentino quien incluso expresó a través de redes sociales su inconformismo y su deseo de salir del Atalanta. Hoy, a 1 mes del roce, la historia es diferente y el cuadro de Bérgamo ha obtenido resultados importantes sin el argentino, demostrando que el trabajo en equipo pesa más que el desempeño individual de cualquier jugador.

Gasperini apuesta por Luis Fernando Muriel

Ahora, tras consignar ayer un triunfo por 4-1 sobre el Beneventto Gasperini parece quedarse con el apoyo en la pelea. La sabia decisión del entrenador de darle más protagonismo a Luis Fernando Muriel le ha sentado de una excelente manera al juego colectivo del club que ya se ubica en la cuarta plaza de la Serie A.

“Con él vivimos grandes momentos, le apartamos porque yo estaba buscando otro tipo de equipo y en aquel momento estábamos sufriendo”, dijo el DT. A su vez, Gasperini comentó que “la razón fue solo técnica, el mediocampo sufría y hacía falta ayudar más a De Roon y Freuler”.En consecuencia, al argentino no le terminó de convencer el movimiento y ahí empezó la discusión: “Es una cosa que siempre hicimos, pero ya no la aceptó. No se ha adaptado”, cerró el entrenador.

Mientras que se resuelve la situación del argentino la prensa italiana comenta que la Juventus y el Inter de Milán se encuentran interesados en la contratación de Gómez. El que en la Atalanta era titular, llegaría a cualquier otro equipo “Top” como suplente y perdería vitrina en la Selección Argentina que en junio disputará la Copa América.