Lionel Messi dejó a un lado la compleja realidad que vive a nivel personal en el Barcelona y en la jornada de hoy lideró el ataque de los blaugranas en la remontada culé por 1-2 ante el Athletic de Bilbao en el Nuevo San Mamés. Los catalanes, que habían empezado perdiendo en el campo de los vascos, lograron revertir el marcador con un inmenso papel de Messi y de Pedri que con 18 años se está ganando la titular en el once de Ronald Koeman.

Precisamente, el partido de hoy es fundamental para el desarrollo de la temporada culé, ya que, un triunfo podría dejar al Barcelona en el 3 lugar de la tabla de La Liga y así recortar distancias con el Atlético de Madrid y con el Real de Zinedine Zidane. Recordemos que a raíz de una temporada irregular los catalanes no lograban establecerse en los primeros lugares de la competencia y con un buen resultado en Bilbao las cosas podrían volver a esclarecerse.

En otro orden de ideas, este fue el primer gol de Messi fuera de casa en La Liga para poner al Barcelona por delante en el marcador desde el 1 de diciembre de 2019 (hizo el 0-1 en el Nuevo Metropolitano), según informó Mister Chip en su cuenta de redes sociales. La presión que vive el argentino debido a su contrato no lo ha dejado tranquilo y esto se ha visto en el desempeño del crack que disminuyó bastante su aporte goleador en comparación de otras campañas.

Por su parte, en la siguiente jornada liguera el Barcelona enfrentará en un partido complicado al Real Betis en Sevilla. El cuadro culé no tiene margen de error si quiere seguir peleando por el título de La Liga. Una caída en esta fecha no le sentaría nada bien al once comandado por Ronald Koeman.