River Plate no se demoró ni 5 minutos para dar un golpe de peso y revertir el marcador en el Superclásico argentino. Un gol de Ferreira y un segundo de Rafael Santos Borré, delantero colombiano, le brindó a los millonarios la ventaja en el que es considerado como el partido más importante del fútbol del país.

El partido de hoy mostró dos caras. Una primera la tuvo Boca que, con un planteamiento que tomó como punto de partida el buen manejo de la línea de fondo logró lastimar a River Plate desde temprano. El segundo rostro fue el de los millonarios que, gracias a la expulsión de Jorman Campuzano y al excelente nivel de Rafael Santos Borré revirtió la historia y de momento obtiene un resultado dorado en La Bombonera.

Lo que en un principio terminó con una fuerte discusión entre Ramón Ábila y Mauro Zárate terminó en una expulsión y en la posterior pérdida de dominio del partido. Con el hombre de más, River hizo lo que quiso para obtener el tan anhelado segundo gol y lo consiguió gracias a una buena jugada colectiva generada al mejor estilo de Marcelo Gallardo.

Indudablemente, River Palte fue superior y le brindó a los aficionados un aire de tranquilidad aprovechando la irresponsabilidad de Jorman Campuzano quien es cuestionado desde ya por la prensa argentina que lo tilda de “irresponsable” tras una expulsión tonta que desniveló las fuerzas del partido.

En el cierre del encuentro, Boca Juniors empató el marcador tras un golazo de Sebastián Villa, quien picó una pelota fenomenal que le envió Carlos Tévez para dejar el marcador final de 2-2. Esto ocurrió luego de la expulsión de Enzo Pérez en River Plate que terminó siendo clave para el desarrollo del último tramo del duelo.

Recordemos que la próxima semana River Plate medirá fuerzas con Palmeiras en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores. Por otro lado, Boca Juniors enfrentará a Santos en la misma instancia del torneo internacional. Recordemos que Santos viene de meterle más de 4 goles al Gremio de Portoalegre.