América de Cali logró sacar una ventaja importante en la ida de la final de la Liga Betplay 2020. Los escarlatas, comandados por el polémico Juan Cruz Real, vencieron a Independiente Santa Fe por un contundente 3-0. La superioridad de los diablos rojos fue evidente y los leones no lograron rugir en el Pascual Guerrero, por el contrario, su desempeño terminó siendo nefasto y complicaron sus esperanzas de título.

Aunque América cuenta con una inmensa ventaja, es claro que Santa Fe saldrá con todo a intentar remontar el marcador, así lo han mencionado jugadores y el mismo cuerpo técnico cardenal. Luis Manuel Seijas, volante ofensivo e ícono del cuadro bogotano argumentó que “Ojalá América se sienta campeón”.

Por su parte, el América también habló previo al gran partido del domingo, dejando en bandeja que Santa Fe “Fue el mejor equipo del todos contra todos”. Recordemos que los diablos rojos ya disputaron la definición de la Superliga este año y, teniendo ventaja en la ida, se dejaron remontar por el Junior de Barranquilla.

América, con seguridad pero no confiado

Entretanto, Yesus Cabrera, volante ofensivo escarlata, dijo que el América no se puede confiar y que quiere tener la estrella de navidad, sin embargo, aún faltan 90 minutos que serán muy duros en El Campín de Bogotá. “No está definido, alcanzamos una buena ventaja, pero Santa Fe es el mejor equipo del año, entonces debemos tener cuidado, la final nunca está definida y menos ante un rival como estos”, dijo.

A su vez, Cabrera también defendió el trabajo de Juan Cruz Real y dijo que mucha gente no le creía pero que al final dio buenos resultados. “El profe Juan Cruz Real es muy de ganas, de ser constante, se ha ganado a pulso esto y es muy motivador. Cuando llego el profe la mayoría de la gente no le creía, pero nosotros los jugadores le creímos y por eso estamos donde estamos”, dijo.

América y Santa Fe definirán el domingo 27 de diciembre al próximo campeón del fútbol colombiano. Los diablos rojos obtuvieron una valiosa ventaja de 3-0 en la ida disputada en el Pascual Guerrero de Cali, los leones quieren rugir e intentar darle un golpe de historia a los escarlatas en casa.