Contra viento y marea remó Millonarios en el transcurso del año. Además de la pandemia del Coronavirus, el cuadro albiazul presentó inconvenientes económicos y perdió mucho dinero tras no ganar un título en 2019. Buscando recuperar algo de ingresos, la directiva aceptó las salidas de Juan José Ortíz, Hansel Zapata y de Wuilker Faríñez, desarmando la base que había armado Alberto Gamero.

El flojo inicio de los embajadores no les permitió ingresar a los cuadrangulares finales. Pese a los esfuerzos en el tramo final de la campaña, Millonarios se quedó a portas de la clasificación y quedó en el puesto décimo de la tabla con 30 puntos, una estadística que terminó siendo más de lo esperada.

Sin tener asegurado el cupo a torneo internacional para el próximo año, Millonarios logró entrar en la pelea directa con el Deportivo Cali por un boleto a la Copa Sudamericana 2021. Al ganar la Liguilla de los eliminados, los azules obtuvieron la plaza para enfrentar a los azucareros el próximo 29 de diciembre.

El primer tiempo, Millonarios lo jugó bien, sin embargo, en la segunda mitad se confió y por momentos fue claro en la cancha un conjunto azul complicado por el Deportivo Pereira. Incluso, los de Alberto Gamero terminaron con 1 menos cuando Elvis Perlaza se hizo expulsar de forma tonta.

Con gol de Juan Camilo Salazar, Millonarios logró obtener medio boleto de recompenza para el 2021. Sin lugar a dudas, entrar a torneo internacional le brindaría a los bogotanos un aire de tranquilidad pero para ello deberá el cuadro quince veces campeón tiene que superar al Deportivo Cali que no le dejará las cosas sencillas.

Por su lado, en materia de refuerzos, Alberto Gamero comentó que Millonarios está esperando a Fredy Guarín para mejorar la nómina. A su vez, los bogotanos quieren mejorar más posiciones del campo y quieren hacer cosas importantes el próximo año.