Incertidumbre. Esta palabra podría definir la realidad de Lionel Messi en el F.C Barcelona. A la espera de lo que serán las próximas elecciones culés tras la moción de censura que se hizo efectiva sobre la junta de Josep María Bartomeu, el argentino aguarda con cautela y acorde a quien sea el nuevo presidente blaugrana y el proyecto que ofrezca tendrá en sus manos la capacidad de decidir si se queda o no en el Camp Nou.

Mientras tanto, el Manchester City no se cansa y hace todos los esfuerzos económicos por intentar fichar al jugador. Messi, de 33 años, termina su contrato con el Barcelona en junio y mucho se habla sobre una posible incorporación del rosarino a las filas del cuadro celeste a partir de diciembre.

Según medios ingleses, la estrategia financiera del City, además de buscar que Messi llegue gratis por temas de Fair Play financiero, sería ofrecerle un contrato de 10 años con la franquicia. Recordemos que el cuadro celeste pertenece al City Group que tiene clubes en Asia ( Yokohama F,C), en Estados Unidos (New York Red Bulls), Australia, ( Melbourne City) o en la India (Mumbay F,C).

El objetivo primordial sería darle a Messi la oportunidad de tener un contrato con el City pero acorde a su rendimiento se evaluará si quisiera continuar en el conjunto celeste o finalizar su carrera en alguno de los equipos que pertenecen al grupo árabe.

Por su parte, Messi no ha ocultado su interés de finalizar su carrera en el fútbol argentino. El 10 de la albiceleste es hincha de Newells y recordemos que a raíz de su temprana salida a Barcelona nunca tuvo la oportunidad de jugar en su país.