De manera inesperada el Barcelona no convocó ni a Lionel Messi ni a Frenkie De Jong para el partido entre los blaugranas y el Dinamo Kiev en la próxima fecha de la Champions League, la cual tendrá lugar esta semana. La situación generó un poco de polémica, ya que, en días anteriores el argentino argumentó que está cansado de ser siempre el problema del club.

El Barcelona no ha logrado salir de una mala racha y ocupa la posición número 12 con 11 puntos de 24 posibles. Ronald Koeman, entrenador culé, es señalado por el planteamiento de algunos partidos, sin embargo, tanto la hinchada blaugrana como la afición no están conformes con el club en general, desde los directivos hasta los jugadores.

En el mes de enero se llevará a cabo una nueva junta directiva que tendrá como gran objetivo organizar la anhelada renovación de la plantilla, que maneja un promedio de edad elevado y además las constantes lesiones no le han permitido al entrenador holandés dejar en el campo un sistema de juego efectivo.

A su vez, un segundo objetivo administrativo será intentar renovarle el contrato a Lionel Messi, quien termina su vínculo laboral con el Barca al finalizar la temporada y no se conocen acercamientos de momento con el delantero argentino, que ha sonado para varios clubes entre ellos el Manchester City y el Inter de Milán.