La incógnita es una situación que define la realidad de Sergio Ramos en el Real Madrid. El contrato del camero vence en junio del próximo año y la directiva no ha logrado solventar una propuesta que de con un acuerdo entre el capitán blanco y la zona administrativa.

Es tal la tensión que incluso medios españoles argumentan que Ramos podría dejar el Real Madrid al finalizar su vínculo laboral con el cuadro merengue y ofertas no le faltan para ello. Uno de los primeros que ha manifestado interés es el Paris Saint Germain.

Con la reciente salida de Thiago Silva al Chelsea, los parisinos perdieron a un jugador clave en la línea de fondo. La ausencia del carioca ha afectado notablemente el estilo de los galos que pese a compartir el liderato de la Ligue 1 con el Lille no están para nada cerca de su mejor versión. Precisamente, con la intención de implementar un esquema equilibrado la directiva del PSG irá por Ramos, ofreciéndole como suele ser habitual una importante suma de dinero.

Entretanto, el PSG también trabaja desde ya en la renovación de Neymar JR. Luego de un sin fin de rumores en donde vincularon al brasileño con un posible retorno al Camp Nou, el mediapunta de 28 años confirmó en el transcurso de la semana que quiere mantenerse en el conjunto galo por cinco temporadas más.

La única condición que puso Neymar para quedarse fue que la directiva organice un esquema claro y sólido que le permita a los parisinos ganar la tan anhelada Champions League. Llegar a la final de la competencia el año pasado fue clave para que el carioca se decidiera por el conjunto francés.