La jornada número 8 de La Liga dejó como gran protagonista al VAR que le pitó 3 penales en un mismo partido al Real Madrid por primera vez en toda la historia del club blanco. Los merengues, comandados por Zinedine Zidane, son cuartos en la competencia y ayer sufrieron un fulminante 4-1 en manos del Valencia.

Mestalla fue el lugar en donde Zidane fue víctima de la peor goleada en su paso por el banquillo del Real. El entrenador francés, por mucho, había perdido 3-0 como ocurrió ante el Barcelona en 2017 o contra el Paris Saint Germain el año pasado.

Más allá del resultado, quedan muchas dudas en torno al planteamiento del entrenador, ya que, Zidane optó por dejar en el banco a un jugador clave como Toni Kroos, a Ferland Mendy, lateral izquierdo que suele ser titular en el once blanco y a Rodrygo, quien no es titular indiscutido pero puede transformarse en un revulsivo importante.

Marcelo, uno de los señalados por el resultado, cometió un penal y pese a que es el segundo capitán del Real Madrid la afición cuestiona su continuidad pues es la segunda temporada en la que el lateral brasileño está lejos de su mejor nivel. Julen Lopetegui lo empezó a alternar con Reguilón dos campañas atrás.

En otro orden de ideas, Vinicius JR es el segundo señalado por la prensa ibérica. La falta de definición del mediapunta carioca hace que los medios critiquen su desempeño. Incluso Marca llegó a titular una portada “Vinicius y el gol, tercera temporada”.

Sin lugar a dudas, el más criticado por el desempeño del Madrid es Zidane. En un principio, el DT logró solventar la situación blanca cuando los ibéricos superaron al Barcelona en el Camp Nou y al Inter en Valdebebas por la Champions, no obstante, el equipo no logra obtener constancia y está muy lejos de ser el mejor de Europa.

En la próxima jornada liguera, el Real Madrid visitará el Madrigal para medir fuerzas con el Villareal de Unai Emery, que se ubica en el segundo puesto de La Liga. Por la Champions, los merengues tendrán un partido de vida o muerte contra el Inter en el mítico San Siro en el que puede ser una de las últimas oportunidades de los trece veces campeones de Europa para mantenerse en la competición.