El que era considerado como una de las grandes promesas del fútbol mundial hace 6 años hoy terminó buscando refugio en Holanda porque ningún equipo alemán quiso contratar sus servicios. Mario Gotze, quien le dio a los teutones su cuarta copa del mundo tras vencer a Argentina en la final de Brasil 2014, salió por la puerta de atrás del Dortmund y casi se queda sin equipo.

Las constantes lesiones no le permitieron a Gotze mantener su rendimiento y tanto el Dortmund como el Bayern Munich se cansaron de su bajo desempeño. A su vez, el elevado salario del jugador no hacía fácil su contratación y más en esta época de austeridad ocasionada por la pandemia.

Gotze argumentó en redes sociales que está feliz por afrontar un nuevo reto y más en un fútbol tan técnico como lo es el holandés, sin embargo, en medios circula el rumor de que el campeón del mundo recaló en esa liga porque no pudo cerrar su vínculo ni con el Milán, ni con la Roma, ni con el mismo Bayern Munich.

Para muchos es triste ver la situación de Gotze que en su momento fue considerado como el sucesor de la dinastía de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Hoy será titular en el Psv, no obstante, era un jugador que tenía mucho más para dar.