La pandemia del Coronavirus no fue un impedimento para que la Premier League mantuviera el pulso en el mercado de fichajes. Mientras que en España, Italia o Francia las contrataciones terminaron siendo reducidas en Inglaterra los diferentes equipos sacaron la casa por la ventana para reforzar sus plantillas.

Precisamente, el primer ejemplo de ello es el Chelsea. Los blues no habían podido fichar el mercado pasado porque la FIFA le otorgó al cuadro londinense una sanción por irregularidades en contrataciones. Después de una temporada de espera, los de Frank Lampard aprovecharon el dinero ahorrado con la venta de Hazard al Real Madrid (120 millones) y trajeron nombres importantes como Kai Havertz (100 millones), Timo Werner (64 millones), Ben Chilwell (50 millones), Thiago Silva (Agente libre) y Eduard Mendy (7.000 euros), adquiriendo así prácticamente un jugador por línea.

También en Londres, el Arsenal al ver los buenos resultados de Mikel Arteta hizo un importante esfuerzo financiero al gastar 50 millones de euros en la compra de Thomas, volante de marca que llega proveniente del Atlético de Madrid. De su lado, los gunners sumaron a Willian (Agente Libre), Gabriel (26,000 euros) y además anunció la millonaria renovación de Aubameyang, delantero y capitán del club.

En otro orden de ideas, el Tottenham oficializó la contratación de Sergui Reguilón (30 millones de euros) y de Gareth Bale (Préstamo con opción de compra), demostrando que también cuenta con las herramientas financieras suficientes.

Ya en Manchester, el United esperó hasta el último día del mercado para anunciar la llegada de Edinson Cavani (Agente libre), Donny Van de Beek (40 millones) y Alex Telles (20 millones). A su vez, a la plantilla de los red devils fue anunciada la contratación de la joyita uruguaya Facundo Pellistri, de tan solo 18 años (10 millones de dólares).

Su vecino, el Manchester City, no se quedó atrás y luego de la venta de Leory Sané al Bayern (55 millones de euros), los citizens concretaron las llegadas de Ferrán Torres ( 25 millones de euros), Nathan Aké (45 millones) y Rubén Días (70 millones). Con estos tres refuerzos, Pep Guardiola cerró el mercado.

Entretanto, en Liverpool fue viral la contratación de Thiago Alcántara por parte del cuadro de Anfield. El volante español cumplió un rol clave para que el Bayern obtuviera la pasada Champions y costó 25 millones de euros. Los reds también contrataron a Diego Jota (40 millones) y a Kostas Tsimikas (12,7 millones de euros).

Por su parte, el Everton de Carlo Ancelotti sacó la casa por la ventana y contrató a James Rodríguez (Llegó gratis), Doucuré ( 20 millones de libras), Allan (27,8 millones de dólares) y Godfrey, joven central de 22 años que será la alternativa entre Keane y Yerry Mina.

Con lo anterior tan solo se demuestra que la Premier League organizó un músculo financiero fuerte el cual le permitió gozar de un mercado casi normal en medio de la pandemia del Coronavirus.