Desde el 2015 el Barcelona no sabe lo que es ganar una Champions. Con un once de emérito integrado por el mítico triplete ofensivo de Messi, Suárez y Neymar, los blaugranas vencieron en la definición del título a la Juventus que dejó la piel en la cancha pero no pudo ante la magia de los dirigidos por Luis Enrique.

En ese entonces, nadie esperaba que el conjunto blaugrana se demoraría tantos años en dar con la anhelada orejona. Atlético de Madrid, Juventus, Roma, Liverpool y Bayern Munich han eliminado al Barcelona en instancias previas a la final desde el 2015 y los catalanes han completado una política de fichajes que es blanco de críticas.

En 2015 el Barcelona sufrió una baja sensible. En ese año, Xavi Hernández decidió partir rumbo al fútbol de Qatar y así los culés tenían que aceptar la salida de un ídolo y la de Pedro, quien emigró al Chelsea de Mourinho. En respuesta, la directiva del Barca firmó a Arda Turán por 40 millones de euros. El turco realizó un papel nefasto en las filas del Camp Nou.

Por otra parte, el año siguiente el Barcelona optó por no renovar a Dani Alves y así sufrió otra baja importante. En contraste, los catalanes gastaron 170 millones de euros en refuerzo como Umtiti, Andre Gomes, Lucas Digne, Cilissen y Paco Alcácer. De esas contrataciones solo sigue en el club Umtitti.

Ya en 2017 vino un movimiento histórico de transferencias cuando el Barcelona aceptó la venta de Neymar por 222 millones de euros al Paris Sainr Germain. Esta salida causó una enorme inconformidad en la afición y además la directiva trajo a Dembelé, Semedo, Paulinho, Yerry Mina y Coutinho. De los nombres mencionados solo Dembelé y Coutinho se mantienen en las filas culés.

Por su lado, en 2018 el conjunto catalán aceptó las salidas de Mina, Digne, Paulinho, Alex Vidal, y Paco Alcácer. En cuanto a refuerzos, los blaurganas oficializaron a Arturo Vidal, Arthur, Malcom y Lenglet.

A su vez, el año pasado el Barcelona gastó 110 millones en Griezmann y le pagó al Ajax 75 millones a De Jong. En materia de salidas, Cillissen y Malcom dejaron el plantel. De su parte, en mitad de temporada contrataron a Braithwaite.

Con estos números en gastos el Barcelona le ha apostado cada año al mismo discurso de intentar ganar la Champions League. Pese a la buena intención, los catalanes no logran pasar de semifinales y además terminaron las cuatro últimas competiciones de la orejona con más de 3 goles en contra.