Una brillante jornada protagonizó ayer el Junior de Barranquilla de la mano de Carmelo Valencia quien anotó un hat- trick que revivió a los tiburones en la Copa Libertadores.

Los curramberos, que no habían sumado hasta la visita en Guayaquil frente al Barcelona, ahora llevan 6 puntos y tienen posibilidades de avanzar a la siguiente ronda de la competencia aunque el margen de error es mínimo y la presión es inmensa.

El conjunto tiburón se ubica tercero en el grupo A el cual es considerado como el bombo de la muerte porque en su espacio cayeron Independiente de Valle, campeón de la Copa Sudamericana y Flamengo, vigente campeón de la Libertadores.

El Junior, que ahora sueña con un viable pase a los octavos de final del certamen, tiene que ganar todo lo que queda e intentar recibir la menor cantidad de gol posible.

Los tiburones tienen 2 partidos para ratificar lo realizado en las dos últimas jornadas. En la próxima jornada los de Amaranto Perea recibirán a Barcelona de Guayaquil para después enfrentar al Flamengo en Brasil en un duelo directo por la clasificación.