Finalizar el Tour de Francia en el puesto 17 fue un episodio triste para la carrera de Nairo Quintana quien en medio de lesiones terminó muy golpeado físicamente la Grand Bouclé. El ciclista colombiano, que soñaba con vestirse de amarillo, terminó sin alcanzar ni siquiera un lugar en el top 10 de la clasificación general y es blanco de críticas por su papel.

Lo que algunos califican de mediocre para otros es un gran logro debido a los inconvenientes físicos. Quintana sufrió duras caídas que por poco lo dejan fuera de competencia, sin embargo, con valentía decidió terminar el Tour de Francia aunque tenía claro que ya no le daba para pelear ni siquiera por un podio.

En medio de esta compleja situación deportiva se conoció una noticia que prende las alarmas en el Arkea pues la policía francesa decidió requisar la habitación de Nairo y su hermano Dayer Quintana porque tienen sospechas de posible doping en el equipo francés.

La Oficina Central Contra de Lucha contra las Amenazas al Ambiente y la Salud Pública realizó por sorpresa la operación tras finalizar el Tour de Francia que dejó a Tadej Pogacar como gran campeón de la competencia gala.

“Frente a la información conocida y reportada por los medios de comunicación, desde la oficina de representación de Nairo Quintana en Colombia supimos, cómo ustedes, de la requisa realizada al hotel del equipo Arkea Samsic. Entendemos que es una situación rutinaria pero no sabemos más detalles, más allá de los conocidos por la prensa, tan pronto sepamos algo más los mantendremos al tanto”, añadió la oficina.