Para nadie es un secreto que la gestión directiva de Josep María Bartomeu al mando de la presidencia del Barcelona ha dejado más tristezas que alegrías en torno a la afición blaugrana. El fatídico 8-2 frente al Bayern Munich fue la gota que rebasó la copa y así firmó la sentencia de muerte de los altos mandos culés.

Su cuestionada política de refuerzos junto con decisiones como traer al banquillo a Ernesto Valverde o a Quique Setién causaron polémica pues ni la hinchada ni los jugadores estaban convencidos de su rendimiento. Valverde por lo menos ganó dos Ligas de España y superó con firmeza al Real Madrid en el torneo local, no obstante, las caídas en Roma y en Anfield en Champions ocasionaron su salida; por otra parte, lo de Setién y Sarabia en el Barca es para olvidar.

Precisamente, hoy los promotores del voto de censura en contra del presidente y su junta directiva presentaron ante entidades judiciales 20.731 firmas con la intención de realizar un cambio precipitado en los altos mandos del equipo.

Para que la censura sea efectiva primero se deben validar las firmas (son necesarias 16.520 para que se lleve a cabo la operación). Con ello, se le daría el gusto a Lionel Messi y a los jugadores que mencionaron tras el debacle de Lisboa que el equipo necesitaba un cambio.