Las noticias en torno a Lionel Messi comienzan a mostrar aire de tranquilidad en el jugador argentino y en el Barca. Por fortuna para los blaugranas y para La Liga de España, el delantero decidió mantenerse en el club de toda su vida y por ahora entrena con normalidad en la ciudad deportiva del equipo.

Precisamente, Ronald Koeman ha demostrado ser un entrenador exigente que no da cabida a los fallos disciplinarios y a las malas actitudes. El holandés cita a los jugadores una hora antes de los entrenamientos para que las prácticas empiecen puntuales y además realiza largas jornadas intensas de 90 minutos.

La intención del holandés es que a los jugadores no les pasen por encima en materia física como se vio hace algunos años en el desastre de Roma, o en Anfield o en Lisboa, por el contrario, quiere manejar un club bien preparado.

En consecuencia, Lionel Messi no se había entrenado con los catalanes tras el debacle de Lisboa ante el Bayern Munich, sin embargo, hoy se presentó de nuevo a la ciudad deportiva del club y entrenó con Griezmann, Busquets y Lenglet en el día libre de los blaugranas.

Ante los duros entrenamientos, Koeman le dio a sus jugadores un día libre cuestión que decidieron tomar por alto estos integrantes de la plantilla que hicieron las prácticas con normalidad con la intención de pasar rápido la página de la peor temporada de los culés en mucho tiempo.