En el afán de consignar la victoria de la etapa número 11 del Tour de Francia, Peter Sagan empujó a Wout van Aert en los últimos 500 metros de la jornada y por poco ocasiona un desastre que hubiera podido terminar en una caída del pelotón principal.

Ante el suceso, los directivos del Tour sancionaron a Sagan que perdió una importante fracción de tiempo y además terminó siendo recalado al puesto 85 de la clasificación.

Con el suceso, la prensa internacional no se hizo esperar y terminó tildando de “antideportiva” la conducta del ciclista, que además perdió bastante tiempo y tendrá las cosas muy complicadas pues Sagan había terminado en el segundo puesto de la jornada pero fue recalado al último lugar.

Por otro lado, pese al evento, Sagan podrá salir en el segundo lugar en la etapa de mañana que además es de alta montaña aunque no tiene puertos de máxima categoría. La etapa número 12 será muy importante y podría tener un resultado favorable a sudamericanos.