Las noticias para el AC Milán vienen siendo positivas desde que regresó a las filas del club Zlatan Ibrahimóvic. Lo que en un principio pareció un hecho desmedido por parte de la directiva terminó siendo un acierto impresionante gracias a que el sueco fue clave para que los rossoneros regresaran a competencias internacionales.

El Milán tendrá participación en la Europa League la próxima temporada y por supuesto uno de los objetivos de la campaña será ganar la competencia. En consecuencia, la directiva de los lombardos decidió buscar algunos refuerzos pensando en consignar una nómina atractiva y luchar por la clasificación a la Champions.

La primera medida que tomó el Milán fue la renovación de Zlatan Ibrahimóvic, quien firmó por otro año más con los lombardos a petición del cuerpo técnico. De su lado, el cuerpo administrativo de los de Bérgamo anunció el fichaje de Sandro Tonali, juvenil que sorprendió en la pasada Serie A y que tenía varios pretendientes.

El volante mixto de 20 años quedó fichado por los rossoneros por un valor de 35 millones de euros que le vienen bastante bien al Brescia, club que como todos necesita dinero luego de la compleja crisis ocasionada por la pandemia del Coronavirus. Tonali usará el número 8 que perteneció a a Gattuso y espera ganarse un espacio en la titular de Stéfano Pioli.