Incertidumbre, esa palabra podría definir la situación de Sebastián Villa en las filas de Boca Juniors. El mediapunta que fue clave para la obtención del título liguero de la mano de Miguel Ángel Russo no puede ser convocado a los partidos del cuadro xeneize a raíz de sus problemas con la justicia argentina que lo sigue investigando por las acusaciones de Daniela Cortés quien dijo ser víctima de violencia doméstica.

Ante su realidad judicial, la directiva de Boca encabezada por Juan Román Riquelme y Marcelo Delgado decidió que el cuerpo técnico no tenga en cuenta al mediapunta mientras se soluciona su inconveniente con la ley argentina.

En consecuencia, la mejor alternativa de Villa es salir del club, no obstante, el jugador ha tenido ofertas pero ninguna convenció al club. Atlético Mineiro es el conjunto que más cerca ha estado de contratarlo pero Boca pidió dos veces un incremento de oferta que no gustó a los brasileños.

La directiva de Boca fue tajante con Villa y argumentó que el puede patalear todo lo que quiera pero que la decisión está tomada y no será tenido en cuenta mientras se soluciona el inconveniente. “El se metió en ese lío y por lo tanto, no está en condiciones de reclamarle nada a nadie ni de culpar a nadie por nada. Además, se trata de un tema muy delicado”, añadió el consejo directivo del club.