Después de una larga negociación el Everton de Inglaterra oficializó la llegada de James Rodríguez a las filas del club, con el único objetivo de regresar a competencias internacionales e intentar pelear por una copa local.

Los toffees completaron un mercado de transferencias importante con incorporaciones como Doucuré o Allan. Con James Rodríguez los de Liverpool tienen un mediocampo de lujo con el que podrían posicionarse por lo menos en los 5 primeros lugares de la tabla.

En otro orden de ideas, está será la primera temporada en muchos años en la que James no participará en una competencia internacional. En la campaña anterior al Everton no le alcanzó ni siquiera para consignar un boleto a la Euro League y tendrá que conformarse con torneos locales como la Premier, la F.A Cup o la Carabao Cup.

De su lado, el colombiano acordó por un contrato de 3 años y los toffees se quedaron de esa manera con sus derechos deportivos. El colombiano viene de un año flojo con el Real Madrid y espera regresar a su máximo nivel con los blues.