Después de que finalizara su novela, Lionel Messi regresó a los entrenamientos con el Barcelona en miras a la preparación para lo que será la próxima temporada que iniciará el fin de semana para los blagruanas cuando enfrenten al Elche en condición de local.

Los culés, que quieren pasar rápido la página y enfrentarse a una nueva realidad entrenan de momento sin Luis Suárez ni Arturo Vidal, jugadores que al parecer tendrían arreglada su salida del club. El uruguayo se irá a la Juventus a petición de Andrea Pirlo mientras que Vidal firmará con el Inter de Milán que lo viene buscando desde hace un par de campañas.

Ronald Koeman, nuevo entrenador de los culés, pisó con fuerza el suelo de la ciudad deportiva Joan Gamper y su mensaje de autoridad fue claro luego de comentarle de frente a Lionel Messi que nadie era indispensable, por primera vez en mucho tiempo, el argentino se sintió sometido por un DT.

Por otro lado, el DT pidió dos jugadores que conoce muy bien como lo son Wijnaldum y Depay. Ambos holandeses, fueron piezas importantes para la naranja mecánica de Koeman y según la prensa española se encuentran muy cerca de convertirse en nuevos jugadores del Barcelona.