El encargado de devolverle la ilusión al barcelonismo inicia hoy su etapa en el banquillo. Renovar la plantilla, fichar barato y bien, ganar títulos y jugar bonito serán algunos de los retos de Ronald Koeman, quien en medio de tensión tomará las riendas del conjunto catalán luego de la goleada propiciada por el Bayern Munich.

Los culés, que comenzaron un proceso de reestructuración en todos los ámbiros (directiva, gerencia deportiva, cuerpo técnico y plantilla), presentaron en Barcelona al entrenador holandés que dejó su sello como jugador y es el central que más goles marcó en las filas catalanas.

Koeman le ganó el pulso a Mauricio Pochettino y a Alegri por el banquillo del Barcelona y ahora tiene una presión alta pues la afición quiere resultados y un juego atractivo. Esta será la última oportunidad para que Josép María Bartomeu redima culpas en medio de su pésima gestión al frente de la presidencia del club.

El actual mandatario dirigirá su último tramo en la presidencia este verano con el objetivo de iniciar una renovación en el club y así dejarle las cosas más sencillas a su sucesor. A su vez, uno de los elementos que más espera el barcelonismo es la reunión entre Koeman y la plantilla. Medios españoles dicen que las primeras palabras del holandés frente al Barca serán claves para la decisión que tome Leo Messi, quien se comenta que podría partir rumbo al Manchester City o al Inter de Milán.