Los teutones sufrieron un poco pero eliminaron al Olimpyque de Lyon que en un partido digno puso entre la espada y la pared a su rival.

Paris Saint Germain ya tiene rival en la final de la Champions League. El Bayern Munich, que eliminó al Lyon, medirá fuerzas con los parisinos el domingo cuando luchen mano a mano por la obtención de la orejona en Lisboa.

Con algo de sufrimiento, el Bayern se vio sorprendido en los primeros minutos por un Lyon que con presión alta y una capacidad de contragolpe envidiable logró generar dos ocasiones de gol incluso dando una en el palo protegido por Manuel Neuer.

Cuando peor estaban los teutones apareció la magia de Gnabry quien con un doblete le entregó a los bávaros el pase a la siguiente ronda del campeonato. Es importante mencionar que más allá del resultado, el Bayern no se mostró cómodo frente a los franceses que estuvieron muy cerca de marcarle a Neuer.

En el cierre del encuentro, ya con el ánimo caído, el Lyon dio muchos espacios y Lewandoski definió un cabezazo bajo el arco que venció al portero del conjunto francés marcando así el 3-0 definitivo en la segunda semifinal de la Champions League.

El partido del domingo evidenciará dos equipos muy fuertes en la zona ofensiva pero que se complican más de la cuenta en la última línea. Tanto Bayern Munich como el Paris Saint Germain demuestran un mejor ataque que defensa y esto nos puede brindar un encuentro lleno de emociones.

Los teutones llegan a la final de la Champions League sin perder un solo partido y dejando en su global resultados como el 8-2 al Barcelona o el 7-2 al Tottenham en la primera fase de la competencia. ¿Logrará el PSG frenar a la locomotora alemana?.