Describir con una palabra lo que ocurrió en Lisboa entre el Bayern Munic y el Barcelona podría ser complejo para los culés, que se comieron 8 goles por primera vez en su historia. Debacle, decepción, tristeza, impotencia, podrían ser algunas de las sensaciones que son parte de los aficionados catalanes, quienes piden un cambio en toda la base del equipo, empezando por el cuerpo técnico y los jugadores.

Son varias las razones que nos ayudarán a entender el por qué de lo ocurrido. Cuando se presenta un resultado como este o como el 7-1 de Alemania a Brasil no es cuestión de un partido, por el contrario, demuestra fallos que se vienen realizando en un proceso deportivo como malas decisiones, malos fichajes y mala dirigencia.

¡Gómez y Gómez producciones! te presenta 5 razones que explican el debacle del Barcelona.

  1. Fallo estructural: El primer inconveniente que se encuentra en la caída del Barcelona es un tema de estructura. Desde que se fue Guardiola, solo Luis Enrique logró darle un juego atractivo por un corto periodo de tiempo a los catalanes, demostrando así que algo ocurre. Ni Villanova, ni Valverde, ni Martino ni Setién lograron obtener un esquema sólido que diera garantías y el resultado de Lisboa lo demuestra, el Barca no sabe a que juega, no tiene identidad.
  2. ¿Y la directiva?: Luego de la paliza que les propició el Bayern, la directiva salió a decir que no tenía dinero para fichar a raíz de la pandemia del Coronavirus, no obstante, en las temporadas pasadas los altos mandos del cuadro culé compraron jugadores por cifras altísimas que no dieron resultado como el caso de Dembelé, que llegó por 120 millones, como Coutinho, que llegó por 160 millones y el mismo Griezmann, fichado por 110 millones. Refuerzos costosos que no terminaron en la titular evidencia una pésima gestión de la dirección deportiva, que gastó más de 300 millones en jugadores que no dieron la talla.
  3. Jugadores “intocables”: Las declaraciones que dio Gerard Piqué tras la caída con el Bayern solo demuestran que en el Barcelona los jugadores tienen mucho poder. El central español se ofreció a irse cuando la directiva es quien decide el futuro de la plantilla. A su vez, Leo Messi habló cuando se perdió la Liga diciendo que el club necesitaba cambios, lanzando dardos a la directiva en público. Messi, en parte responsable de romper el vestuario, también tiene su dosis de responsabilidad pues en lugar de dividir el grupo en un momento crucial debió unirlo.
  4. Alto promedio de edad: El Barcelona no se renovó a tiempo y ahora tiene jugadores como Piqué, Busquets, Alba, Messi, Suárez, Vidal y Rakitic que superan los 30 años, elemento que complica su venta en el mercado. Tras el fiasco de Lisboa, será poco lo que se oferte por ellos pues su nivel es muy bajo, el mapa de calor de Suárez ante el Bayern lo demuestra. El delantero uruguayo solo dio 24 pases, de los cuales 9 fueron en el centro de la cancha.
  5. No renovación: Más allá de la plantilla, el Barcelona como bien lo menciona la prensa es un club que vive del pasado. En los últimos 10 años, el club solo consiguió 1 Champions lo que evidentemente muestra que el rumbo del plantel es equivoco. Mientra que el Madrid ganó 4 Champions en 5 años, el Barca quedó eliminado en 2016 en manos de la Juve, en 2017 en manos de la Roma, en 2018 en manos del Liverpool y ahora en la temporada 2019-2020 en manos del Bayern. Sin renovar la idea de juego, el club seguirá por el mismo camino y causará más decepción en sus aficionados.