La presión, la intensidad y la agresividad para recuperar fueron parte del Bayern Munich de Flick que en la primera mitad ya le había metido 4 goles a un Barcelona que conmemoró los fantasmas de Roma y de Anfield.

Desde temprano los teutones se fueron en ventaja con anotación de Muller que con un bombazo cruzado liquidó al minuto 3 el primer tanto del partido. Alaba, en el minuto 7, metió un gol en propia puerta que le permitió al Barcelona soñar con una remontada, no obstante, Périsic, otra vez Muller y Ganbry completaron 4 anotaciones en 31 minutos, realizando una verdadera paliza en Lisboa.

Barcelona no logró consignar su objetivo de conquistar un título esta temporada. Los blaugranas, eliminados en la Copa del Rey en manos del Atlhetic de Bilbao y que además fueron segundos en la Liga, dejaron una sensación impensada en la afición que ahora más que nunca pide la salida de Quique Setién.

No se entiende como el entrenador de los culés dejó en el banco a Griezmann, que había sido una pieza importante en el transcurso de la temporada. A su vez, Messi apareció poco pues los bávaros implementaron un sistema de presión que no dejó salir a los españoles.

En la segunda mitad, como era de esperarse, el Bayern Munich bajó un poco la intensidad pero esto no impidió que los bávaros marcaran 4 goles más en manos de Coutinho (x2), Kimmich y Lewandoski, completando así un nivel impresionante para los alemanes.