James Rodríguez vive en torno a la incertidumbre en Madrid pues Zinedine Zidane, entrenador de los blancos, no lo quiere en las filas del equipo pero tampoco hay ofertas formales por el jugador colombiano. En un principio se dijo que el Manchester United sería el paradero del ex Envigado y que se vestiría de rojo cuando los españoles terminaran su participación en la Champions, no obstante, ya hace más de una semana que eliminaron al Real y James nunca llegó a Old Trafford.

La desesperación toma partida en la directiva, que quiere hacer caja con ventas de jugadores ante la compleja situación económica que generó la pandemia del Coronavirus, Por supuesto, James es uno de los primeros jugadores con los que los altos mandos del Real Madrid quieren recibir recursos.

El precio del colombiano cuando llegó al Real Madrid era de 80 millones de euros, valor que pagaron los ibéricos en 2014 cuando contrataron al crack después de su excelente labor en el Mundial de Brasil. Ahora, transfermarket sitúa al cucuteño con un valor de 25 millones de euros lo que hace que los blancos pierdan lo que invirtieron hace seis temporadas.

Otra cuestión que complica la continuidad de James en el Madrid es su salario de 8 millones de euros anuales. Rodríguez y Gareth Bale tienen sueldos muy altos en comparación de lo que participan con la plantilla, razón de más que tiene la directiva para buscar a como de lugar la salida de los dos atacantes.