La gloria, sin lugar a dudas, no es un elemento que se le da a cualquiera. Dejar huella en el fútbol es trabajo de valientes y en muchos casos no es necesario un título para conquistar corazones e ilusionar a aficionados y contrarios.

Este fue el caso de algunos equipos, como la Atalanta, que enamoraron al fútbol con su estilo pero no les alcanzó para cumplir los objetivos de ponerse una medalla dorada. Los italianos fueron uno de los mejores conjuntos de la Serie A pero debieron conformarse con un tercer lugar del Calcio cuando tenían lo suficiente para dar la batalla por el título.

Entretanto, el año pasado el equipo que ilusionó a toda Europa fue el Ajax de Amsterdam. Siendo un conjunto histórico recordado por su buen juego basado en el “fútbol total”, los holandeses llegaron a la semifinal de la Champions League en donde quedaron eliminados en los últimos minutos en manos del Tottenham de Mauricio Pochettino. Esta fue una de las series más emocionantes de los últimos años.

Figuras como De Ligth, De Jong, Blind, Ziyech, Dolberg, David Neres, Onana y Tagliafico integraban una nómina de lujo que alcanzó la Primera División de Holanda y la Copa local.

A su vez, en 2018 fue la Roma el club que dio sorpresa con un formidable papel luego de eliminar al F.C Barcelona en el Estadio Olímpico. Los italianos demostraron a punta de garra y manejo de juego aéreo su capacidad para enfrentar cualquier tipo de situación. “La Loba”, se quedó en semifinales en donde perdió con el Liverpool de Jurgen Kloop.

De igual manera, en 2016 el turno para dar protagonismo fue para el A.S Mónaco. Con un equipazo integrado por nombres como Radamel Falcao García, Mbappé, Bernardo Silva, Bakayoko, Gilk, Subasic y compañía los galos perdieron el duelo en la semifinal con la Juventus en Turín. Pese a la eliminación, el conjunto del principado destronó al Paris Saint Germain y ganó la Ligue 1.

Leicester, la excepción a la regla

Uno de los pocos clubes que rompió con la tendencia de los poderosos fue el Leicester, equipo que se ganó la admiración del mundo del fútbol luego de ganar la Premier League de la mano de Claudio Ranierri.

Quizás el papel del conjunto inglés fue uno de los más emocionantes en la historia. Un equipo que años atrás estaba en la tercera división británica terminó ganando la Liga más complicada del mundo. Jugadores como Kanté, Vardy, Marhez, Okazaki y compañía integraron una nómina modesta que valió para consignar un triunfo imborrable que incluso causó la felicitación de técnicos como Guardiola y Mourinho.