Luego de enterarse que no iba a ser tenido en cuenta por Miguel Ángel Russo, la directiva de Boca Juniors optó por la venta de Jan Hurtado, delantero venezolano de 20 años que es una de las grandes promesas del vecino país.

Contra viento y marea, el artillero se ganó un puesto en Boca con Gustavo Alfaro, no obstante, tras la llegada del entrenador ex Millonarios perdió continuidad y además Russo ya le avisó que no lo iba a tener en cuenta para la próxima temporada.

Pese a la difícil situación la compañía Red Bull, que es dueña del Salzburgo, del New York Red Bull y del Red Bull Leipzig decidió quedarse con los derechos deportivos del venezolano, pagándole a Boca un valor de 5 millones de dólares por su contratación.

Al no tener un espacio en ninguno de los tres equipos, la directiva de Red Bull tomó la decisión de enviar en condición de préstamo a Hurtado al Red Bull Bragantino de la Primera División del Fútbol Brasileño. El delantero de 20 años jugó 14 partidos con Boca Juniors en los cuales tan solo anotó 1 solo gol que fue en la semifinal de Libertadores contra River Plate.