La afición de uno de los equipos con más seguidores en el fútbol inglés presentó un golpe emocional muy fuerte, ya que, fondo de Arabia Saudí, que iba a hacer efectiva la compra del club ha declinado la oferta y retiró el dinero puesto sobre la mesa.

En un principio, se cree que la Premier League le prohibió al fondo de Arabia Saudí ejercer la compra de las urracas para evitar problemas con el Fair Play Financiero pues era todo un desfalco monetario. Meses después de que surgió el rumor, terminó siendo realidad y ahora la expectativa de el Newcastle para la próxima temporada en no descender.

La única noticia positiva que da un aire de tranquilidad al club es que el dueño del equipo, Mike Ashley, se quedará con 19 millones de libras esterlinas que no eran reembolsables y se ejercerían a penas el grupo hiciera la oferta.

Entretanto, el plantel se quedará con la expectativa de tener en sus filas un once de lujo y por ahora le toca conformarse con lo que tiene y seguir apostando a un gran proceso de cantera para sacar jugadores de más alto nivel.