El 27 de julio de 2016 los verdolagas regresaron a lo más alto del continente luego de vencer 1-0 en la vuelta de la final al modesto Independiente del Valle que, en medio de sorpresas, dejó atrás a grandes como Boca Juniors para chocarse con los paisas en la última instancia del torneo.

Atlético Nacional es sinónimo de éxito y respeto. El club más grande de Colombia cuenta en su palmarés con 29 títulos (16 Ligas, 4 Copas Colombia, 2 Superligas, 2 Copas Libertadores, 1 Recopa Sudamericana, 2 Copas Merconorte y 2 Copas Interamericanas).

En 2015, los paisas decidieron realizar un proceso deportivo que buscaba dar con la anhelada Libertadores, que no ganaban desde 1989 cuando el equipo de Francisco Maturana superó en los penales a Olimpia de Paraguay en El Campín.

Con la presión encima, la directiva verde decidió contratar a Reinaldo Rueda, entrenador que venía de clasificar a Ecuador al Mundial de Brasil 2014, en donde no pasó de la fase de grupos al compartir bombo con Suiza y Francia.

En la Liga, Nacional decepcionó y terminó eliminado en manos del Junior en el Torneo Apertura y después Tolima lo dejó fuera en el Clausura. Contra viento y marea, Rueda apostó por la contratación de figuras como Víctor Ibarbo y Andrés Ibargüen, quienes buscaban darle más poderío ofensivo al plantel antioqueño.

A su vez, regresaron al club al vencer sus préstamos jugadores como Sherman Cárdenas, Felipe Aguilar, Alianza Petrolera, Juan Pablo Nieto y Arley Rodríguez, completando así un once de lujo que ya estaba integrado por cracks como Macnelly Torres, Aléxis Henríquez, Franco Armani, Alexánder Mejía, Alejandro Guerra, Daniel Bocanegra y compañía.

Ya en el torneo continental, la suerte de los paisas fue distinta. El plantel completó en el inicio del certamen 16 puntos con una estadística de 5 partidos ganados, y uno empatado, transformándose en el mejor equipo de la primera fase. El bombo de los paisas estuvo compartido con Huracán, Peñarol y Sporting Cristal de Perú.

En octavos, la escuadra se topó de nuevo con Huracán superándolo 4-2 en el Atansio Girardot en la vuelta y accediendo a los cuartos de final del torneo continental. La ida en Argentina terminó 0-0.

Entretanto, los cuartos de final de la Copa protagonizaron uno de los encuentros más vibrantes de la edición cuando Nacional y Rosario Central midieron fuerzas. La ida en suelo rosarino terminó 0-0 con un papelón de Armani, quien realizó una triple atajada que enmudeció al estadio. La vuelta fue muy pareja pero culminó 3-1 a favor de los verdes con un gol de Orlando Berrío en el tiempo adicional que causó una gresca monumental entre los jugadores de ambos conjuntos.

Ya en julio, Atlético Nacional movió sus fichas en el mercado de transferencias de mitad de año y contrató jugadores como Mateus Uribe, proveniente del Deportes Tolima. De igual manera, Cristian Dájome y Elkin Blanco arribaron a las filas del club provenientes de Tolima y Millonarios. Entretanto, Ezequiel Rescaldani firmó en condición de préstamo con los antioqueños y se hizo oficial la contratación de Miguel Ángel Borja, quien marcó la historia de las páginas de los verdes.

En la semifinal de la Copa, Nacional enfrentó a Sao Pablo y no tuvo muchos problemas, ya que, Borja marcó doblete en el Morumbí y le dio el triunfo a los verdes en la vuelta. La ida, disputada en el Atanasio, culminó 2-0.

En la final Atlético Nacional apostó sus cartas frente a Independiente del Valle, sorpresa del torneo que en su paso dejó atrás rivales como River Plate, Pumas de México y Boca Juniors. La ida, que se jugó en Ecuador, temrinó 1-1 y la vuelta acabó 1-0 con anotación de Miguel Ángel Borja.

De esa manera, Atlético Nacional conquistó por segunda vez la Copa Libertadores y llegó al cielo de América de la mano de un gran proceso implementado por el cuerpo técnico de Reinaldo Rueda.