La excelente campaña del conjunto de Bérgamo junto con la capacidad goleadora de los integrantes de la plantilla transformaron al Atalanta en el equipo de moda del balompié del viejo continente a la espera de los cuartos de final de la Champions League.

Terminar en el top 4 de la Serie A siendo el equipo más goleador del torneo, derrotar a rivales directos como el A.C Milán o el Inter, causar furor por un sistema de juego agresivo y peligroso, estas son algunas de las características del Atalanta de Gian Piero Giasperini que enamoraron a los fanáticos del fútbol europeo.

Con una nómina modesta, el conjunto de Bérgamo lleva dos temporadas finalizando en el top 4 de la Serie A, obteniendo así su segundo boleto consecutivo a la Champions League. En esta campaña, los italianos medirán fuerzas con el Paris Saint Germain en los cuartos de final.

Más allá de los resultados, las acciones que hicieron popular al Atalanta fueron su juego que toma como punto de partida del fútbol total holandés de los años 80, implementado con éxito con Johan Cruyff. La presión alta junto con la agresividad a la hora de robar balones transformaron al cuadro de Bérgamo en un equipo duro de roer del Calcio que además marca muchos goles, elemento que no es tan habitual en la liga italiana.

Esta temporada, Atalanta suma 96 goles, completando así una media de 2,67 tantos por partido. A su vez, la plantilla del conjunto tiene protagonistas a dos cafeteros, ya que, Duván Zapata y Luis Fernando Muriel convirtieron en 18 oportunidades cada uno siendo así los máximos goleadores del equipo.

Evitando que los “grandes” de Europa le desarmaran el equipo, Atalanta logró establecer un proceso deportivo y ahora pide como mínimo 80 millones de euros por Duván Zapata, quien es considerado el nueve del momento en el Calcio junto con Ciro Immobile, artillero de la Lazio.

Con el paso del tiempo, Atalanta demostró que no es necesario contar con una nómina plagada de estrellas para jugar bien. Por el contrario, teniendo en su gran mayoría jugadores jóvenes, el cuerpo técnico aprovechó el estado de forma de los deportistas y ahora puede robarle puntos a equipos como Juventus o Inter de Milán.

Esta campaña, la escuadra no consiguió un título local, no obstante, avanzó por primera vez en su historia a cuartos de Champions en donde espera a un PSG que llega en alza. Si la escuadra consigue mantener la nómina para la próxima temporada, podría dar alguna sorpresa en la carrera por el Scudetto o en la Copa.