Por los supuestos vínculos de los altos mandos de la entidad con el “cartel de las boletas”, la cartera pidió un proceso disciplinario siguiendo las normas deportivas.

En medio de la tensión generada por la gestión de Jorge Enrique Vélez en la presidencia de la Dimayor, surgió hoy un nuevo capítulo de polémica por el “cartel de las boletas” que tiene entre el ojo del huracán a los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol.

El año pasado la Fiscalía anunció los nexos de Ramón Jesurúm, presidente de la Federación y a Álvaro González Alzate con una presunta reventa de boletas durante las eliminatorias y el Mundial de Rusia 2018.

Hoy, el Ministro del Deporte, Ernesto Lucena, pidió que se realice una investigación formal en torno a los hechos impulsados por los altos mandos de la Federación. Días atrás, el ministro había solicitado la dimisión de Jesurúm, cuestión que de momento no ocurrió.

“Es necesario iniciar las investigaciones en el marco de sus competencias, con el propósito de determinar si existieron transgresiones al marco normativo, estatutario y deportivo vigente, y se proceda con las acciones a que haya lugar, en observancia de los siguientes fundamentos de Derecho” , anunció Lucena.